[Publicación] Contribución en Notes Internacionales 236 — CIDOB

26.10.2020

Contribución en Notes Internacionales 236 de CIDOB con un apartado sobre tecnología vis-à-vis las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2020.  Lee la nota completa aquí.


¿Cómo tratará Estados Unidos de mantenerse en la vanguardia tecnológica?

Andrea G. Rodríguez, investigadora, CIDOB

Durante la presidencia de Donald Trump, la rivalidad tecnológica con China ha cambiado de tono. Desde el año 2013 hasta hoy, Beijing ha demostrado ser capaz de patentar, desarrollar, comerciar e implementar alta tecnología con una independencia antes impensable de los intermediarios estadounidenses y europeos. A pesar de la retórica beligerante, los cuatro años de Trump en la Casa Blanca han servido para organizar una estrategia de respuesta contra el desarrollo tecnológico chino y su avance en el mercado mundial.

La propuesta estadounidense "Red Limpia" busca de manera integral garantizar la seguridad de la información frente a la posible amenaza del espionaje chino. Se trata de una alianza entre operadores de telecomunicaciones y países, liderados por EEUU, que se comprometen a excluir de sus redes de comunicaciones a la tecnología china. Ello incluye no sólo la distinción de cables submarinos "limpios" -aquellos no construidos u operados por empresas chinas-, sino también busca retirar de las tiendas de aplicaciones móviles a las desarrolladas por empresas chinas, como el popular juego Fornite de Tencent, o dejar fuera del mercado a grandes empresas chinas de almacenamiento en la nube como Alibaba. En este contexto debe entenderse también la implicación de la administración Trump en la operación de compra por parte de Oracle de la parte estadounidense de Tik Tok.

Teniendo en cuenta la buena acogida de la iniciativa por parte de países aliados de EEUU como Suecia, Polonia o Grecia, y de empresas europeas y estadounidenses como Telefónica o Verizon, es difícil imaginar que una administración Biden renunciara a liderar la alianza. Al fin y al cabo, el avance tecnológico chino en detrimento del poder estadounidense es uno de los pocos desafíos en los que coinciden ambos candidatos.

Sin embargo, el avance de la "Red Limpia" puede leerse de dos maneras. Por un lado, confirma la tendencia de la fragmentación del ciberespacio en parcelas cerradas controladas por algunos estados. Por otro, evidencia cual es la aproximación política de Trump al desafío tecnológico ya que, desde su llegada a la Casa Blanca, Estados Unidos ha dejado de promover un ciberespacio único, libre y abierto, y abrazar de nuevo la política de poder (power politics).