Andrea G. Rodríguez es investigadora en tecnologías emergentes en CIDOB (Barcelona Centre for International Affairs). Desde julio de 2021, es la investigadora principal del Global Observatory of Urban Artificial Intelligence (GOUAI), una iniciativa conjunta de CIDOB y los ayuntamientos de Barcelona, Ámsterdam, y Londres en el marco de las Cities Coalition for Digital Rights. También escribe regularmente en El Orden Mundial  donde comenzó a divulgar sobre lo internacional en 2017, y en Teknautas (El Confidencial).

En 2020 Andrea comenzó a formar parte del Comité del Foro Europeo de Ciberseguridad tras ganar el premio CYBERSEC Young Leader en 2019 por su artículo "Two Reasons not to Miss the Quantum Race" (en español, "Dos razones para no perderse la carrera cuántica"). En 2021, Andrea renovó el mandato en el Foro como miembro del Comité. Durante el proceso OTAN 2030 dirigió el aparado de tecnologías emergentes y disruptivas del grupo asesor NATO 2030 Young Leaders. También en 2021 recibió el reconocimiento de Brussels Forum Young Professional otorgado por el German Marshall Fund de los Estados Unidos que pretende identificar a los líderes del mañana y fue nombrada com una de las 13 mujeres referentes en el ámbito TIC por la Fundación Cibervoluntarios con el apoyo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno de España.

La investigación de Andrea en CIDOB se centra en cómo lograr una digitalización ética y justa, protegiendo los derechos y las libertades fundamentales de los ciudadanos. Más allá, Andrea también investiga dentro del ámbito de la política digital europea entorno a los ecosistemas de innovación de las tecnologías emergentes y disruptivas, como computación cuántica, e inteligencia artificial. Defensora de la privacidad-por-diseño y la seguridad-por-diseño, Andrea da charlas regularmente donde hace hincapié sobre el impacto negativo de la economía de datos siempre en un contexto de seguridad internacional. Además, Andrea colabora regularmente dando charlas, seminarios, escribiendo para medios de comunicación, o concediendo entrevistas para divulgar sobre el uso responsable y ético de las tecnologías emergentes y de cómo éstas son clave para entender el movimiento de los países en el tablero internacional.